Diccionario Alpinismo

Diccionario Alpinismo

H

H: Hargreaves, Harlin, Heckmair, Hemming, Herreros, Hill, Hillary, Hindu Kush, Historia, Hipotermia, Houlding, Humboldt, Humor, Huantsán.

Historia: La historia del hombre y la montaña es tan absurda como todas las historias que lo tienen a él como protagonista, por lo menos en esta la lucha es contra uno mismo y no contra los demás.

Breve historia del alpinismo:

  • Hace más de cien mil años: Hubo un primer "homo" que se subió a una piedra; huyendo de un Mamut, buscando comida para su familia, vigilando a sus enemigos, mostrando su poder con gruñidos. No sabemos si fue a vista o hizo varios intentos. Pero sí sabemos que dado su bajo nivel intelectual no sabia utilizar herramientas, por lo que se supone que lo hizo en libre sin el empleo de ningún medio artificial.
  • 1760: Horace-Bénédict de Saussure ofrece 20 tálentos para quien encuentre el camino a la cumbre del Mont Blanc.
  • 1851: Albert Smith sube por verdadero placer al Mont Blanc. Dieciséis guías, noventa y tres botellas de vino, tres de coñac, pan, quesos, chocolates, piernas de cordero, y cuarenta y seis aves. Luego, una vez ya en Londres, para sacarle beneficio, montará un espectáculo sobre la ascensión.
  • 1888: Henry Russell se comprara una montaña: el Vignemale. Lugar donde mandara construir una cueva bajo "su" cima para resguarecerse de la intemperie.
  • 1902: Primer intento al K2 por su satánica majestad, el nombrado como "la gran bestia", el demoniaco, el omnipotente ocultista, así mismo místico, mago ceremonial, además de poeta, alpinista y provocador social: Aleister Crowley en una expedición de Oscar Eckenstein, el diseñador de los crampones modernos.
  • 1910: Paul Preuss: "No se corrige la propia incapacidad con el empleo desenfrenado de medios artificiales". Para Preuss el pitón y la cuerda no son la base de una técnica ni son condición obligatoria de una ascensión. Todo se resume a valorar correctamente las propias capacidades.
  • 1933 Emilio Comici: Añadió a la dificultad la idea de estética en la escalada. Para él, escalar era como realizar una obra de arte. Suya es la idea de que la línea perfecta de una vía es la que trazaría una gota de agua en su caída desde la cima de la pared.
  • 1934 Maurice Wilson: Voló de Londres a Karachi en una desvencijada avioneta, sin ningún permiso y sin ser un piloto experimentado. Una vez en la India tubo que seguir a pie cruzando la frontera tibetana disfrazado de indio con sus tres sherpas. Desapareció subiendo solo hacia el collado norte del Everest, sus sherpas no estaban muy convencidos de su técnica de ayuno y meditación para subir la montaña.
  • 1930 Pierre Allain versus John Gill 1960: Hacer lo más con lo menos. Son los dos representantes más emblemáticos de la escalada de bloque: una piedra y el escalador. Minimalismo puro. Además Allain diseño los primeros mosquetones de aleación ligera, las zapatillas de escalada, y un curioso descendedor entre otras cosas.
  • 1954 Walter Bonatti: Participa en la expedición italiana al K2 (la primera ascensión), en el que su contribución es básica para que sus compañeros alcancen la cima. Bonatti y el porteador de altura Mahdi tuvieron que hacer un vivac a 8.100 metros, ya que el último campo fue cambiado sin aviso por Lacedelli y Compagnoni. Bonatti salio ileso pero Mahdi sufrió importantes amputaciones por congelación. Todo esto generó una fuerte controversia que ha durado cincuenta años, finalmente se ha reconocido que la versión de Bonatti, era la correcta.
  • 1960 Lionel Terray: La mejor frase de la historia: "Los conquistadores de lo inútil".
  • 1970 Claudio Barbier: Inventó el concepto de "escalada en amarillo": cada vez que lograba liberar una sección de una vía pintaba en amarillo los seguros que no había utilizado para la progresión. Este sistema pasó a la posteridad, ya que durante varios años, se usaba, sobre todo en Francia y Bélgica, el término "amarillear" para referirse a la escalada libre.
  • 1970: Harding y Maestri: La victoria, a golpe de taladro, del ego a cualquier precio.
  • 1977 Bill Tilman: El ultimo héroe. Alpinista y superviviente a las dos guerras mundiales. Desaparece, a la edad de 79 años, durante una travesía marítima entre Río de Janeiro y las islas Malvinas en su pequeño barco de vela. Que mejor para un viajero que proseguir su viaje infinito.
  • 1986 Wolfgang Gullich: Separate Reality sin cuerda. Un techo de seis metros a doscientos metros del suelo, 7a/7b de dificultad. Para él era el símbolo de todo el arte de la escalada.
  • 2011 Deam Potter: Escalada en sólo integral y salto base:"Estoy a punto de aprender a volar".

"Nuestra conmovedora aventura, nuestra personal búsqueda de peligros en una línea sin razón a la cumbre de una roca superflua, no tiene justificación ni moral ni racional" 

Geoffrey Winthrop Young (1876-1958)

I

I:Ibex, Ichac, Illimani, Innerkofler, Intrusismo, Inútil, Iñurrategui.

Inútil: Siempre me ha resultado curioso que cuando en las noticias, no especializadas, se habla de un montañero; a causa de hacer un programa de televisión bochornoso, como escritor de un libro patético, o que se ha accidentado y se ha abierto la cabeza. Siempre se le califica de montañero experimentado. A mí me gustaría saber quien o qué institución da ese título y ese honor, tal vez me podría interesar optar a esa corona de laurel. ¿Experimentado en qué, me pregunto? Uno puede ser un buen escalador, técnicamente hablando, y perderse en el primer cruce de caminos. O llevar muchos años saliendo a la montaña y no por ello hacer una sola cosa a derechas. Aprenderse todos los manuales de memoria como un loro y sin embargo no saber donde esta el norte. Hoy en día salen expertos y especialistas de debajo de las piedras, nunca mejor dicho, y ciertamente sin estar en absoluto probados. Los piolets técnicos empiezan a ser demasiado abundantes y las ideas cada vez más escasas.

En una entrevista reciente, Denis Urubko decía que la diferencia fundamental del alpinismo de los países del este a los de Europa occidental es la libertad. Hace unos años el alpinista era un hombre inadaptado, una raza que no podía estarse quieta, que nunca aprendía a descansar. Inadaptación puesto que la libertad lleva a la autorrealización, crearse la propia forma de ser. Actualmente ojeamos las revistas, tanto privadas como federativas o de clubs, y mayoritariamente solo vemos trofeos, marcas, publicidad, ordenadores, entrevistas vía teléfono satélite y rocambolescas realizaciones para tener algo que decir. ¿Donde a quedado la libertad? ¿El placer? ¿Como puede ser seria una diversión que pretende ser olímpica? Ya hemos llegado al punto de que si no estas en las redes sociales a los patrocinadores ya no les interesas, hagas lo que hagas. Tal vez tendríamos que crear; como en la ex unión soviética, una carrera salvaje a un Khan-Tengri hispano para saber quienes son los mejores. Tendríamos muchas sorpresas de montañeros realmente inútiles entre los que pretenden estar siempre en alguna foto. También siempre es bueno conocer alguna parodia del montañismo realizada por alguien ajeno al sistema, para ello nada mejor que ver los cortos de Monty Python sobre alpinismo, tal vez así comprendamos el ridículo que hacemos cuando contamos nuestras gestas a una audiencia anónima.

En un país donde el dinero público no es de nadie, frase de una ministra de economía, y donde se ríe la gracia del tramposo, es lógico que además de la inutilidad exista el intrusismo. El intrusismo es una forma de inutilidad, se desacredita uno así mismo menospreciando el trabajo que realiza, o bien porque se cobra un precio inferior a lo que valen las cosas o bien se realizan el trabajos con escasa preparación o nula titulación. Y así nos va como país, y más ahora que con la escusa de una mala economía cada cual barre más para sus intereses personales sin importarle para nada la comunidad, eso si cuando hay reparto todo el mundo pone la mano.

La mejor definición de alpinismo es la dada por Lionel Terray con el título del libro donde cuenta su autobiografía: Los conquistadores de lo inútil. Terray, con esas palabras, se refería a la falta de provecho material que se sacaba en la conquista de las cimas. ¿Que se buscaba ahí arriba? Materialmente nada, espiritualmente todo. Era la filosofía de la época en que se invento esto de subirse a las montañas. Pero como en todo, los valores actuales han cambiado las cosas, hoy en día es más valida otra idea de la palabra inútil: la de quien no sirve para nada, en este caso en la montaña.

J

J: Jaeger, Jannu, Japón, Jasper, Jbel, Jirishanca, Jiso, Jorasses, Juanita, Jumar, Jungfrau, Jura.

Japón: ¿Qué conocemos de este lejano país? ¿Qué es una isla? ¿O son varias islas? Así de súbito recuerdo el Tsunami del año pasado, Hiroshima, el judo y el restaurante con palillos de la esquina. Si pienso un poco más, recuerdo el manga Akira, los versos breves de los haikus, las olimpiadas de Saporo y Paquito, los libros bellos y tristes de Kawabata, y las películas de Kurosawa y Kitano.

Desde el punto de vista de la montaña, lo primero que se me viene a la cabeza es la visión de las nieves del sagrado Monte Fuji, y las pinturas de Hokusai referentes a él, una de las más famosas: La gran ola. A partir de ahí me cuesta relacionar montaña y Japón. Sin embargo las historia de alpinismo efectuadas por los hijos del imperio del sol naciente son numerosas. Poco a poco voy repasando y pienso, por ejemplo, que el lugar donde dicen que más nieva del planta es en la isla norte, con alrededor de trescientas estaciones de esquí. Recuerdo también las postales que se venden en Grindelwald de la cara norte del Eiger, donde están marcadas las tres rutas más representativas de la pared, una de ellas es la directísima japonesa del año 1969, abierta a lo largo de todo un mes por un equipo de seis alpinistas. Así llego hasta la primera mujer en la cumbre del Everest realizada en el año 1975 por Junko Tabei. Si sigo buscando un poco más veo que en todas las grandes montañas del Himalaya o del Karakorum hay alguna vía japonesa; en la cara oeste del K2, en la pared norte del Everest. No en vano viven más cerca que los europeos de esas cordilleras. Tal vez por ello su tradición en las montañas es amplia; tanto en escalada deportiva, recordemos a Yuji Hirayama, en las paredes de Yosemite o en la ascensión sistemática de todos los sietemiles principales que han ido quedando vírgenes como, por ejemplo, el Namcha Barwa 7782m., cima que cuenta con una sola ascensión. Igualmente muchos proyectos modernos de cordadas de todo el mundo provienen de fotos del incansable explorador Tomatsu Nakamura que con 75 años sigue buscando esquinas desconocidas en las montañas de Asia. Las nuevas generaciones de alpinistas japoneses como el grupo de los llamados Giri Giri Boys, con sus videos de humor amarillo, todos los años están rondando con sus nuevas aperturas las mejores actividades internacionales del más puro estilo alpino.

¿Como es posible que sepa tan poco del alpinismo japonés? Kei Taniguchi, única mujer galardonada con un piolet de oro, y que recogió el galardón ataviada con el traje tradicional de su país. Me comentaba un día que sus compatriotas son muy suyos y que les cuesta mucho abrirse y relacionarse con alpinistas de otros países. Incluso buscando datos para un trabajo de historia del alpinismo he encontrado alguna cosa. ¡Pero todo esta en japonés!

Pensando en nosotros mismos, una de las libertades del alpinismo es que se pueden formar equipos totalmente heterogéneos. En momentos de la historia del montañismo ciertos logros han tenido un valor nacionalista, pero el alpinismo siempre ha estado abierto a que la cordada no tiene más frontera que la amistad, desde Bonatti-Vaucher, Scott-Hiebler, Kurtika-Schauer, Moro-Urubko, hasta Lafaille-Iñurrategi. Una de las particularidades de este deporte, que lo diferencian de los demás, es que compartimos el juego con quien queremos. Este año intentaremos crear una cordada hispano-japonesa, tortilla de patatas con sushi. No sabemos que saldrá de ahí, pero seguro que nos reímos y además lo fotografiamos.

K

K: K2, Kailash, Kammerlander, Kamet, Karakorum, Karst, Kenia, Khumbakarna, Khumbu, Knubel, Kogan, Kuffner, Kukuczka, Kurtyka.

K: ¿Qué es un alpinista? ¿O qué tiene que ser? ¿Cuáles son sus destrezas, sus maestrías? ¿Qué es lo que dejará tras de sí? Actualmente estamos en un mundo donde se desmiembra totalmente al ser humano para saber cuales son sus piezas, ver como funciona hasta el último rincón de la maquina del organismo. Hoy en día existen centros de tecnificación para deportistas, programas de entrenamiento de toda índole y búsqueda de nuevas promesas desde la más tierna infancia. Como en otros deportes en la montaña también se buscan los ingredientes fundamentales del atleta. Una posibilidad de futuro alpinista podría ser:

En primer lugar tendrá que ser un buen escalador en roca. Por ejemplo abrirá y realizará vías de escalada deportiva a un nivel de 8a/8a+. Como todo aquel que se aparta de la norma dejara un sello manifiesto de la modalidad deportiva a la que pretende, por ello realizara una vía en solo (sin cuerda) de 7c+, por supuesto un itinerario largo y que la dificultad no este en los primeros metros. Este escalador, además, demostrará su amplia visión aportando algo novedoso a este deporte, como por ejemplo una nueva graduación de la escalada en roca. En sus montañas natales, o más cercanas a su lugar de residencia, tendrá su terreno de juego para poner en practica todas las técnicas del mundo alpino. Abrir nuevas rutas de VI/A3, o en libre. Después vendrán las invernales, primero repitiendo y después abriendo alguna vía. Siempre marcando una diferencia con las vías que no aportan nada: las desmedidamente o mal equipadas, las de una dificultad repetitiva, las realizadas con horarios o materiales excesivos, las que cruzan y retocan itinerarios ya abiertos, etc. Y con el tiempo saldrá de sus montañas y repetirá alguna gran ruta europea, por ejemplo en el Troll (Romsdal, Noruega). Pero como siempre innovando, en este caso podría realizar la primera invernal. Para después pasar a abrir nuevas rutas en las paredes míticas de los Alpes como en la cara norte de las Grandes Jorasses o en el Dru. Con este bagaje adquirido se dedicara a recorrer las cordilleras del mundo, principalmente Himalaya y Karakorum. Sus premisas estarán ya claras y serán férreas: abrir vías, siempre en estilo alpino, con minimalismo en cuanto a equipamiento, y grupos de compañeros pequeños y sin soporte exterior. No importará el tamaño de la montaña lo que se buscara será la ruta "el camino de la montaña" que dirá él, puesto que ya habrá escrito algún artículo como; "La pared resplandeciente" o "El arte del sufrimiento". Escalará con franceses, suizos, japoneses, italianos, polacos, ingleses, alemanes, americanos... Abrirá vías a montañas de seis, siete y ocho mil metros. Como la inauguración de dos vías a dos ocho miles distintos en la misma temporada. Pasaran, por ejemplo, treinta años y nadie habrá repetido sus vías. Esa elite futura será incapaz de estar a su altura, y no digamos ya nada de los famosos mediáticos que sólo serán sombras chinescas. Y por supuesto tendrá que realizar una actividad de tal envergadura y carisma que quedara en los anales como una de las diez rutas claves de la historia del alpinismo. Este futuro miembro de la elite de las montañas, poseerá una estricta ética que jamás descuidara para no caer en la tentación de lo banal y fácil, una honestidad sin límites para no añadirse jamás nada que no haya hecho, y la humildad suficiente para desdeñar la fama, y hablar y escribir lo justo: "La esencia de la aventura es colocarse en una posición desconocida desde la cual no sabemos que sucederá". Este proyecto futurista del de que estamos hablando tiene actualmente sesenta y ocho años, y se llama Wojciech Kurtyka.

patro_petzlpatro_milletpatro_bealpatro_salomonpatro isard_newpatro_julbopatro_powerbarpatro_amatlogoSuunto